Trabajas en una oficina y pasas la mayor parte del día sentado? Sigue estos consejos para mejorar tu salud postural.

Trabajar delante de la pantalla, el teclado y el raón implica pasar muchas horas sentado y ello puede conllevar problemas de salud relacionados con la posición como los habituales dolores de espalda que sufre mucha gente. La falta de ejercicio y el sedentarismo pueden empeorar la situación.

Este último año la situación se ha agravado debido a la pandemia del coronavirus. Muchos trabajadores han pasado a trabajar toda la jornada laboral o algunos días desde casa. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2019 el 4,8% de las personas trabajaban desde casa. A día de hoy se calcula que son 3 millones de personas las que teletrabajan en toda España (un 14,7% del total) ya sea de forma parcial o total.

Meses después muchas empresas han implementado lo que algunos llaman flexitrabajo. Es decir, algunos días de trabajo en la oficina combinados con otros días de trabajo desde casa. Muchos de estos trabajadores no tienen una silla adecuada para hacer su trabajo. Una silla de oficina sencilla, la silla del comedor o, en el peor de los casos, el sofá no son los asientos más adecuados para trabajar y cuidar nuestra salud.

Hemos tenido que convertir nuestro país en una oficina y no siempre lo hemos hecho de la mejor manera.

Por ello, el primer consejo es disponer de una silla de oficina adecuada, tanto si se trabaja en la oficina como en casa, así como también de una superficie de trabajo estable y rígida.

Según algunos estudios, los cambios de comportamiento durante la pandemia han provocado un aumento del 19% de los dolores de espalda en muchas personas. Dolores que en algunos casos vienen acompañados de dolor de cabeza, dolores en el cuello, tendinitis y tensión muscular.

Pero trabajar sentado no debe ser sinónimo de empeorar nuestra salud. Con unos consejos básicos, podemos prevenir muchos problemas derivados de esta situación.

Como sentarse correctamente en la oficina

Muchas veces utilizamos las sillas de oficina de forma incorrecta, adoptando posiciones que nos pueden generar problemas.

Para sentarse correctamente, sigue estos simples consejos:

  • Los pies deben estar totalmente apoyados en el suelo, del talón a la punta. Primeramente, regula la altura del asiento para que esta posición sea posible. Evita tenerlos mal apoyados o sobre las patas de la silla. De este modo, asegurarás una correcta posición de las piernas y evitarás tensiones innecesarias en los músculos. También es posible utilizar un reposapiés, aunque no es imprescindible.
  • La espalda debe estar recta. Ajusta el respaldo de la silla para que la espalda quede recta formando un ángulo de 90º respecto a las piernas. Una posición incorrecta de la columna vertebral puede conllevar problemas lumbares. Además, mantener la espalda recta permite relajar los hombros y evitar tenerlos en tensión.
  • Sitúa el monitor a la altura de los ojos o un poco por debajo. Situando el margen superior del monitor del ordenador a la altura de los ojos o un poco por debajo, mantendremos una posición correcta de la cabeza, cuello y, sobretodo, no forzaremos las cervicales. Si trabajamos con un monitor sobre la mesa, deberemos ajustar la altura para conseguirlo. Si trabajamos con un ordenador portátil, podemos utilizar una alza. Podemos utilizar un teclado y ratón externo para trabajar cómodamente con el portátil y con el monitor a la altura correcta.
  • Mantener los brazos formando un ángulo de 90º La altura de la mesa y de la silla han de permitir situar los brazos formando un ángulo recto. Antebrazos, muñecas y manos deben estar alineados. Si nuestra silla dispone de reposabrazos (que es lo más adecuado), ajustémoslos para ayudarnos a mantener esta posición.
  • Sitúa el teclado y el ratón a un mínimo de 10 cm del borde la mesa. De esta forma, el antebrazo se apoya sobre la misma y los músculos se mantienen relajados.
  • Mantén el espacio entre el borde de la silla y las rodillas. Una silla bien diseñada ha de permitir dejar espacio entre el borde de la misma y el ángulo que forman las piernas debajo de la rodilla. Este espacio evita comprimir esta zona y permite la circulación de la sangre.
  • Distancia de los ojos a la pantalla de unos 45 centímetros. Hay que mantener una distancia adecuada entre los ojos y la pantalla, que no sólo ayudará a proteger la vista sino a mantener una posición adecuada.

Si te sientas adecuadamente, reducirás de forma drástica el impacto de estar sentado muchas horas en la oficina y evitarás lesiones.

Levantarnos de vez en cuando para descansar, caminar por la oficina y subir/bajar escaleras son otros recursos que nos ayudarán a evitar la fatiga postural en la oficina. Combinándolo con la realización de ejercicio físico fuera del horario de oficina, conseguiremos mejorar aún más.

Escoge la silla de oficina más adecuada

Cadira d'oficina

No todas las sillas con ruedas o giratorias disponibles en el mercado están homologadas como sillas de oficina (uso intensivo de 8 horas o más). Para ser considerada silla de oficina, ésta ha de cumplir una seria de requisitos como disponer de un mecanismo que permita regular la altura del asiento y del respaldo.

Además de fijarnos en esta homologación, es recomendable también escoger una silla ergonómica. El diseño de estas sillas hace que se adapten a la forma natural del cuerpo humano, ayudándonos a mantener una posición correcta, con los músculos relajados y permitiendo el descanso de la musculatura durante la jornada de trabajo.

En Maieroffice disponemos de un  amplio surtido de sillas de oficina operativas que cumplen con todos estos requisitos. Seleccionando una buena silla y siguiendo los consejos de este artículo, conseguiremos evitar lesiones y molestias y mantener una buena salud postural.