El mes de septiembre es un mes importante en la mayoría de empresas. La vuelta de vacaciones marca el inicio de curso, una oportunidad para reorganizar la empresa, poner en marcha nuevos proyectos o dar un aire nuevo a la oficina.

La sensación de «inicio de curso» que viven muchos trabajadores y directivos tras las vacaciones de agosto es idónea para poner en marcha cambios y mejoras.

Después de las vacaciones volvemos con las pilas cargadas. Hemos tenido tiempo para nosotros mismos y para reflexionar. La vuelta al trabajo es un momento muy potente en el que hay que aprovechar esta sensación para intentar hacer las cosas mejor.

Reorganización en la empresa

Hacer cambios dentro de una empresa es difícil. Cada uno tiene muy interiorizadas sus tareas, responsabilidades y rutinas. Aprovechar la vuelta de vacaciones para realizarlos es una buena idea, ya que todo el mundo puede estar con más predisposición de hacerlo.

Según The Boston Consulting Grupo, las claves para reorganizar transparente y adecuadamente una empresa son:

  1. Conocer la estructura de la empresa. Analizar la organización de la empresa, sus trabajadores y cargos, y sus capacidades es imprescindible para hacer una correcta reorganización.
  2. Proponer nuevos objetivos. Antes de reorganizar, hay que saber cuáles serán los objetivos de esta reorganización. ¿Qué queremos conseguir?
  3. Crear una nueva cultura empresarial. Para que una reorganización tenga éxito, es necesario que el personal esté involucrado. Todo el mundo debe entender qué y porqué lo hacemos.
  4. Distribuir los talentos. Cuenta con personas competentes dentro de los diferentes departamentos de la empresa. Será clave del éxito.
  5. Evaluar los resultados. Una vez aplicados los cambios, hay que trabajar y evaluarlos. Es imprescindible para seguir mejorando de forma constante.

Una reorganización empresarial bien hecha hace que el equipo de trabajo fortalezca las estrategias empresariales y se adapte mejor a los cambios.

La importancia del espacio de trabajo

El espacio de trabajo influye directamente en la organización de la empresa y en el estado de ánimo de los trabajadores.

Un entorno agradable, cuidado, que promocione la comunicación entre los trabajadores, tendrá un efecto directo en la productividad del equipo de trabajo y, por tanto, en los resultados empresariales.

El diseño de la oficina no es sólo elegir mesas, sillas y armarios. El interiorismo de oficinas consiste en diseñar espacios de trabajo pensados para las personas y para hacer más fácil el trabajo colaborativa; para organizar departamentos, zonas comunes, espacios de reunión… En definitiva, para ayudar en la organización de la empresa y en el bienestar del personal.

Septiembre es un buen momento para plantearse mejorar nuestra oficina creando nuevos espacios, remodelando la o, simplemente, actualizando el mobiliario. En Maieroffice te podemos ayudar.

Puesta en marcha de nuevos proyectos

Evidentemente dependerá de las características y la estacionalidad de cada sector, pero un buen momento para poner en marcha nuevos proyectos o líneas de negocio en la empresa es el mes de septiembre.

En este mes todo se vuelve a poner en marcha. Los clientes tienen nuevas necesidades y tenemos que estar a punto para responder.

Perohay que haber hecho una tarea previa. Si abrimos una nueva línea de negocio, por ejemplo, esta debe haber sido trabajada con anterioridad. Todos los miembros del equipo han de haber sido informados antes de irse de vacaciones. Los cambios se tienen que haber planificado con anterioridad y es en septiembre cuando se deben ejecutar.

Si no se ha hecho todo este trabajo, es un buen momento para empezar a trabajar y hacer un lanzamiento de este tipo con la entrada del nuevo año (el otro gran momento del año en que poner en marcha nuevas propuestas).