Hagamos unos cálculos rápidos…

Supongamos un trabajador que pasa la mayor parte de su jornada laboral sentado. Imaginemos que pasa 7 horas al día en su silla. Imaginemos también que trabaja todos los días laborables de 2021 excepto el mes de agosto, cuando disfruta de unas merecidas vacaciones.

7 horas x 229 días laborables = 1.603 horas

Cuando acabe el año, este trabajador habrá pasado 1.603 horas sentado en su silla de oficina. Esto equivale a 66 días enteros. ¡Más de 2 meses de los 12 que tiene el año!

Ante estos números, es evidente lo importante que es disponer de una buena silla.

¿Pero qué es y qué no es una buena silla de oficina?

No todas las sillas con ruedas o giratorias que hay en el mercado están homologadas como sillas de oficina (uso intensivo de 8 horas o más). Para ser considerada silla de oficina, una silla debe cumplir una serie de requisitos como disponer de un mecanismo que permita regular la altura del asiento y respaldo.

Aparte de fijarnos en esta homologación es recomendable también elegir una silla ergonómica. El diseño de estas sillas hace que se adapten a la forma natural del cuerpo humano, ayudando a mantener una correcta posición, con los músculos relajados y permitiendo el descanso de la musculatura durante la jornada de trabajo.

En Maieroffice disponemos de un amplio abanico de sillas de oficina operativas que cumplen todos estos requisitos. Seleccionando una buena silla, conseguiremos evitar lesiones y molestias y mantener una buena salud postural.

Productos

Do

Silla innovadora para la oficina

Se:do

Silla de oficina fácilmente ajustable