Actualmente, muchos trabajos implican pasar sentado muchas horas a lo largo del día. Es por este motivo que es esencial escoger un buen mobiliario de oficina i una silla que sea adecuada y ergonómica, una silla que se adapte a los movimientos del cuerpo del usuario.

Sedus cuenta que la naturaleza del ser humano está basada en el movimiento, a pesar que hoy en día las condiciones de vida actuales nos llevan a adoptar un estilo de vida más sedentario y a pasar muchas horas sentados en una posición rígida. Pero el cuerpo necesita moverse constantemente y en libertad. Así se consigue no sólo evitar una mala postura y la tensión y carga de los discos intervertebrales, sino que además, la dinámica corporal también posibilita la movilidad intelectual y el bienestar emocional. Todo esto se traduce en personas más productivas, con una capacidad de concentración y de trabajo superior y con más motivación.

No obstante, dado que cada cuerpo es diferente, no hay una silla universalmente adecuada, pero sí que hay ciertos criterios a tener en cuenta a la hora de escogerla. En este sentido, Sedus explica la técnica aplicada a sus sillas para conseguir un mejor asiento.

De entrada, partiendo de las diferencias de cada cuerpo, se deberían poder ajustar fácilmente todas las partes de la silla. De hecho, esta es la apuesta que hace Sedus, una técnica basada en el ajuste personalizado de cada silla.

sillas oficina ajustables sedus

Sillas ajustables. Fuente: Sedus

El respaldo de la silla tiene que contribuir a mantener una postura recta de la espalda. La presión de apoyo tiene que ser regulable para ajustarse al peso, estatura y preferencias de cada usuario. Las sillas de Sedus también cuentan con un buen apoyo en la parte lumbar que se ajusta a la altura y apoya los discos intervertebrales del arco vertebral lumbar. En algunos casos, también es necesario un reposacabezas para prevenir las tensiones musculares y descargar la musculatura de la nuca.

El asiento tiene que ser suficientemente amplio para que el usuario pueda sentarse en la parte central y le sobre espacio por los lados. La profundidad tiene que ser también adecuada para evitar que toque detrás de las rodillas del usuario y tenga el borde redondeado, para evitar problemas de opresión y circulación. Sedus también apuesta por asientos desplazables hacia delante o hacia atrás y que permiten ajustar la inclinación para asegurar un buen apoyo.

Los reposabrazos son también una parte importante en tanto que permiten mantener los brazos en una posición de 90º. Es importante que cuenten con una buena fijación y sean fácilmente adaptables a la altura para evitar que los hombros tengan que hacer presión. En este sentido, las sillas de Sedus permiten adaptar los reposabrazos no sólo a la altura, sino también a la profundidad y anchura.

Escoger una silla giratoria permite más libertad de movimiento lateral y, por tanto, puede evitar malos gestos en girar el cuerpo de forma inadecuada. Generalmente, lo mejor es escoger una silla con cinco ruedas que proporciona más estabilidad y evita tener que hacer fuerza con los pies para mantenerse en una posición fija.

Finalmente, también cabe tener en cuenta el tapizado. Aunque pueda parecer un aspecto más bien estético, es importante tener en cuenta que un tejido transpirable y resistente es generalmente el más adecuado.

Así, escoger el mobiliario de oficina y una silla para la oficina va mucho más allá de buscar la comodidad y la estética. Una buena elección es una apuesta por la ergonomía, hecho que se traduce en más motivación, capacidad de concentración y, por tanto, más productividad en la empresa.