Mobiliario de oficina y ergonomía

seuresaludable

Mobiliario de oficina: sillas ergonómicas

Hace unos días os hablábamos sobre qué hay que tener en cuenta para elegir una silla de oficina adecuada. Como comentábamos, son muchas las horas del día que pasamos sentados y, aunque la silla sea adecuada, eso repercute tanto en nuestra salud como en nuestra forma de trabajar.

Mantener una postura adecuada y no estar estático constantemente, evita el desgaste de los discos intervertebrales. Si estos discos se desgastan, pueden llegar a producir una hernia. La presión que se aplica sobre estos discos varía en función de la postura, y la carga y descarga son necesarias para asegurar su regeneración.

Mobiliario de oficina y ergonomía
Mantener la espalda apoyada al respaldo de la silla permite activar el metabolismo de los discos intervertebrales. Mantenerla curvada implica más presión sobre los discos. Fuente: Sedus.

A parte de los discos intervertebrales, la musculatura también tiene un papel esencial. Estar durante un largo período de tiempo sentado en una postura estática implica rigidez muscular. Una vez más, insistimos en que es necesario sentarse dinámicamente y levantarse frecuentemente durante breves períodos de tiempo. De esta forma, se puede mantener la concentración durante un período de tiempo más largo.

Llevado a la práctica, hay varios consejos que nos ayudan a sentarnos mejor:

  • Aprovechar toda la anchura de la silla para asegurar un buen apoyo.
  • Ajustar la altura de la silla para tocar con los pies planos al suelo y mantener una postura de 90º.
  • Adaptar el respaldo para apoyar especialmente la parte lumbar.
  • Ajustar el reposabrazos para evitar la sobrecarga de brazos y hombros.

Por otro lado, también cabe destacar otros elementos que influyen en nuestra postura y que también hay que tener en cuenta, como es el caso de la posición de la pantalla del ordenador, en caso que sea nuestra herramienta de trabajo. En este sentido, se recomienda que esté dentro del campo visual para no tener que forzar la posición y un ángulo de visión que permita leer con la cabeza ligeramente inclinada hacia abajo.

De esta forma, unos hábitos adecuados en sentarse en el trabajo no solo implican una mejora en el aspecto más físico, sino que tienen una clara repercusión a nivel intelectual y permiten trabajar a pleno rendimiento.

 

Las mejores opciones para sentarse de Maieroffice

 

Xavier Maier